Los bajos del Santa Catalina Hotel Cartagena tienen una joya muy apreciada por los amantes de la gastronomía: Gran Inka Gastrobar, un imperdible.

La nueva movida gastronómica de Cartagena de Indias está en el Portal de los Coches un sitio repleto de aromas enloquecedores, música de cabaret y turistas alborotados por conocer la Torre del Reloj.

Calle del Candilejo. Allí queda el Santa Catalina Hotel Cartagena (Foto: Frezh).

A pocos pasos de allí, en los bajos del Santa Catalina Hotel Cartagena, hay un im-per-di-ble: Gran Inka Gastrobar, un restorán que ofrece una carta basada en platillos peruanos, comida de mar y carnes horneadas y a la parrilla.

Esta semana pasé por allí para conocer la carta del gran chef Felipe Villanueva, por invitación de mi amiga Rossana Chávez, gerente de esta bellísima propiedad.

El entrante fue un trío de ceviches para compartir. El primero, un ‘tiradito costeño’, con tilapia, platanito tentación, tocineta y suero. Todo esto bañado en leche de tigre. “Un manjar caribeño”, como lo describe el chef.

El segundo fue un tiradito criollo con leche de coco y el tercero, un mixto de los dos anteriores.

También sirvió un asado de tira, “para que no digan que solo nos dedicamos al Perú”, advierte el chef para decir que también tienen una parrilla. ¡Y qué parrilla!

Como fuerte, Felipe me sirvió una dupla de langostinos al ajillo en papa criolla y julianas estofadas de cebolla al limón.

Les cuento: el asado de tira vino rebosado en su propia salsa luego de estar al horno por seis horas. Estaba servido sobre una cama de puré de ñame y coronado por tomates cherry y rúgula. 100% recomendado.

Trío de ceviches peruanos en Restaurante Gran Inka (Foto: Frezh).
Marlon Reslen y Felipe Villanueva, chef del restaurante Gran Inka (Foto: Frezh).
Asado de tira en Restaurante Gran Inka (Foto: Frezh).
Flan de coco en Restaurante Gran Inka (Foto: Frezh).

Para el remate, nos mandaron un flan de coco con uchuvas deshidratas y flor de Jamaica, que dejaron un aliento fresco y ganas de un buen digestivo. Nos inclinamos por un limonchello Pallini, todo un brebaje que completó la escena.

Vista del comedor. Restaurante Gran Inka (Foto: Frezh).
Detalle del arreglo de mesas. Restaurante Gran Inka (Foto: Frezh).

Si piensas ir, no lo pienses dos veces. El hotel Santa Catalina Cartagena queda en plena Calle del Candilejo (Carrera 6 # 32-62).

Si vas a pie, párate al frente de la Torre del Reloj y mira hacia la construcción de enfrente, la que tiene unas galerías donde venden dulces. Date la vuelta a la manzana y listo. Estarás a punto de hacer un hallazgo sobresaliente tanto en calidad como en precio y servicio. ¡Salud!