Ocupación hotelera sube mientras rentabilidad disminuye. La industria hotelera se debate entre una ocupación promedio del 56,96% pero con rentabilidad y tarifas a la baja.

Los hoteleros colombianos están viviendo épocas duras y maduras, pues 2019 cerró con un indicador muy importante de ocupación, pero a su vez, con dilemas importantes acerca de la rentabilidad y las tarifas. Veamos.

El promedio acumulado de enero a diciembre creció hasta llegar al 56,96%, según cifras de Cotelco.

Esto se tradujo en un aumento de 1.5 puntos porcentuales con respecto a 2018, lo que se considera en la cifra más alta de los últimos años.

Como todas las temporadas, diciembre evidenció un comportamiento favorable, al lograr una ocupación del 55,46%, es decir, un aumento de 4.67 puntos porcentuales frente al mismo mes de 2018.

Se trata de una cifra muy positiva en términos de flujo turístico, impulsada en su mayoría por el segmento vacacional, en un periodo donde los negocios y las reuniones se ralentizan por aquello de las fiestas de fin de año.

FLUJOS TURÍSTICOS EN CRECIMIENTO

Gustavo Toro, presidente ejecutivo Cotelco.

“La demanda interna de servicios turísticos se ha fortalecido y viene en crecimiento”, dijo Gustavo Adolfo Toro, presidente ejecutivo de Cotelco, “Las estrategias del Gobierno Nacional para impulsar el sector han empezado a dar resultados, entre otros, en la generación de empleo, pues cuando crece la hotelería, se generan mayores oportunidades y desarrollo económico en la regiones».

En medio de las rosas, también hay espinas, ya que –a pesar del buen indicador de ocupación-, la rentabilidad de la industria hotelera ha decaído de manera considerable, en parte debido a una disminución de la tarifa promedio y a una mayor oferta de habitaciones.

Esto, como consecuencia de la entrada en operación de nuevos establecimientos de alojamiento.

Es aquí, donde la industria hotelera debe unirse en pos de buscar una política pública capaz de generar un fortalecimiento empresarial. Unidos, se puede lograr una hotelería competitiva y rentable que signifique un crecimiento económico en los destinos.

«El control de la informalidad, el tratamiento de industria que iguale las condiciones en términos de tasas, sobretasas y contribuciones, una mayor promoción y la priorización del turismo a nivel regional son desafíos a vencer en 2020”, prosiguió Toro. “También hay que buscar una mayor asignación de presupuesto público de inversión para solventar las necesidades de infraestructura, promoción y competitividad de los destinos.”

CIFRAS POR REGIONES

Siguiendo con la información de Cotelco, San Andrés logró el mayor nivel de ocupación, con un porcentaje de 82,05% y un crecimiento de 6.18 puntos porcentuales con respecto a diciembre de 2018.

El segundo mayor destino fue Cartagena de Indias con el 68,99% y un crecimiento de 6,57 puntos porcentuales.

La tercera posición en 2019 se la llevó el Magdalena, destacándose Santa Marta, con una ocupación mensual de 66,15% y crecimiento de 10.56 puntos porcentuales.

Bogotá, la Capital, logró un importante crecimiento, considerando que se trata de un destino con alta vocación corporativa: 51,99% y un crecimiento de 3,57 puntos porcentuales.

En lo referente a otros indicadores de desempeño del sector que complementan la cifra de ocupación, la tarifa real (sin inflación) se mantuvo en el mismo nivel de 2018.

Imagenes: Cotelco e Ibis Bogotá Museo.