Virna Johnson y Carlos Caicedo se ponen de acuerdo para promocionar la gastronomía samaria como eje central del turismo.

Cayeye, mondongo y suero atollabuey comparten iniciativas de sostenibilidad y calidad gastronómica al igual que el sancocho, los bollos, el mote de guineo y la mazamorra de maíz.

La comida típica samaria se afianza con las iniciativas de la alcaldesa samaria Virna Johnson y el gobernador Carlos Caicedo.

Juntos se pusieron de acuerdo para recorrer desde primeras horas de hoy las Plazoletas de Comida Popular y el Mercado de Pescados y Mariscos, para darle un espaldarazo a quienes viven de la gastronomía artesanal en Santa Marta.

Bajo el lema común de cultura, gastronomía y tradición, las máximas autoridades de la ciudad y el departamento se fundieron en un objetivo común: apoyar a las personas que tienen su actividad en este lugar, tanto las que venden pescados y mariscos como los que venden en la plaza de comida popular.

“Se necesita que los apoyemos diariamente, que los samarios vengan a comprar sus alimentos”, manifestó la primera mandataria de la ciudad.

La pizza artesanal, con sabor samario, también tiene acogida entre los turistas que visitan al Departamento de Magdalena (Foto: Indetur Santa Marta).
Los bailes típicos abrieron la jornada de vista de las autoridades locales y departamentales (Foto: Indetur Santa Marta).
Virna Johnson posa al frente un establecimiento de comida que lleva por nombre Cayeye Samario, el platillo insignia de la región. (Foto: Indetur Santa Marta).
Las ventas de comida popular estuvieron a reventar hoy, 8 de febrero. (Foto: Indetur Santa Marta).

Carlos Caicedo no se quedó atrás al recordar el proceso de recuperación del Mercado: “Quisimos dignificar esta actividad comercial, la venta de pescado y de comida popular, ese sueño lo planteamos y lo empezamos a materializar recuperando el edifico del Mercado que era un “elefante blanco”.

Debemos recordar que –por muchísimos años-, el Mercado fue un foco de inseguridad, insalubridad y corrupción y, ahora, bajo el nuevo mandato, seguirá transformándose.

Los samarios y turistas que acudieron a la jornada resaltaron la organización y limpieza del lugar, así como la calidad de los productos ofrecidos, con el cayeye como rey indestronable.

La intención es seguir dignificando la vida de los comerciantes alrededor de nuevas plazoletas, fomentando el desarrollo de la economía social y adelantar acciones para posicionar el Mercado en la mente de los turistas. Son iniciativas que merecen un largo aplauso. ¡Salud!